Paso 2: Minimice el parpadeo de la página Este fragmento asegura que los usuarios solo vean su contenido variante, minimizando así el parpadeo de la página. Más información Copie el código siguiente: Péguelo justo antes del código de seguimiento actualizado de Analytics allí donde quiera usar Optimize.

 ¿Las condiciones socioeconómicas influyen sobre la obesidad infantil?

febrero 6, 2018
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Esta semana le ha tocado revisión de los cuatro años a Pollito. Ya sabéis: medir, pesar, revisión de la vista y dos vacunas de propina.

Siempre me interesa saber en qué percentil está. Y con asombro me he encontrado que está en el 50% de peso y 70% de estatura. Y eso que pensé que estaba bajo de peso, aunque estoy convencida que mi madre  piensa que los percentiles están equivocados. La abuela siempre dice que está muy delgado, pero ya sabéis así son las abuelas.

Y con esta anécdota tan reciente me he encontrado que han premiado un estudio titulado “Obesidad: Un problema importante para los menores españoles,” los médicos que han elaborado el estudio son Manel Antelo, Pilar Magdalena y Juan Carlos Reboredo y se publicó en la revista Economía y Biología Humana en 2016.

Esta investigación analiza cómo las condiciones económicas y sociales explican la alarmante prevalencia de la obesidad que aumenta la población infantil en España entre 2 y 15 años.

El problema de la obesidad

En obesidad: el mayor problema para los menores españoles, los médicos Antelo, Magdalena y Reboredo recopilan estadísticas sobre la prevalencia de la obesidad infantil en el conjunto de España (alrededor del 10,6%), por encima de la mayoría de los países de nuestro entorno, a pesar de los beneficios que se atribuyen a la dieta mediterránea y atlántica. Estas alarmantes estadísticas han llevado a los autores a profundizar en el conocimiento de las causas estructurales de carácter socioeconómico que determinan esta realidad. Con estos datos, podemos mejorar el diseño de políticas de salud pública destinadas a prevenir la obesidad infantil y los problemas, presentes y futuros, que están asociados.

La investigación aborda dos aspectos esenciales. Por un lado, identifica los factores de tipo socioeconómico que pueden explicar la prevalencia de obesidad en la población entre 2 y 15 años. Por otro lado, busca detectar las posibles desigualdades con respecto a la obesidad de niñas y niños. Con tipos de datos demográficos, socioeconómicos hábitos y estilo de vida de los últimos encuestas nacionales de salud del INE, los resultados muestran que las personas que tienen mayor riesgo de obesidad en Galicia y en España en general, los niños son varones menores 10 años de edad y viviendo en hogares con un mayor número de miembros, un menor nivel de educación, bajos ingresos y hábitos poco saludables.

El análisis de la medición de la desigualdad en el riesgo de obesidad infantil permite concluir inequívocamente que el principal factor de desigualdad en la prevalencia de este problema es el ingreso del hogar en el que viven, seguido por el nivel de educación de la principal sostenida del mismo tamaño casa y la edad del niño.

Estos resultados sugieren, según los autores, que las medidas preventivas de la obesidad infantil en cuatro áreas son una prioridad: el hogar, la escuela, los espacios de ocio y los medios y la publicidad. Además, las medidas de salud pública en esta materia deben dirigirse a hogares con niños de bajos ingresos, cuyos ingresos principales carecen de educación primaria y son más numerosos.

 

Ahí os dejo los resultados según el estudio…¿Y vosotros qué opináis?

Un comentario

  • Natalia marzo 14, 2018en6:04 pm

    Si te pones a analizar el tipo de alimentos que se les da a las personas de pocos recursos ves que es imposible que esas personas puedan acceder a una alimentación saga y variada. Primero porque los alimentos frescos como verduras, frutas y carnes son inexistentes y segundo porque lo que si dan contiene una gran cantidad de azúcar e hidratos de carbono. Es una pena que influya tanto el factor económico a la hora de tener hijos sanos, pero es una triste realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *