Baby Led Weaning: ni una cucharada de más

octubre 9, 2018
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La recomendación de mantener la lactancia materna o artificial hasta prácticamente los seis meses ha traído consigo que los bebés comiencen la alimentación complementaria con una serie de habilidades más desarrolladas que las que tenían con 4 meses. El método Baby Led Weaning responde perfectamente a esta última afirmación.

Mientras que son los adultos los responsables de la alimentación saludable de los niños, son éstos los que controlan su cuerpo y conocen sus necesidades mejor que nadie.

En España, un grupo de profesionales sanitarios, titulados universitarios en disciplinas como Nutrición Humana y Dietética, Medicina con especialidad en Pediatría y Alergología, enfermería, fisioterapia y osteopatía infantil, logopedia, psicóloga y sexóloga, y en educación con graduados en educación infantil, han puesto en marcha la Escuela de Baby Led Weaning en su versión online para llegar a todos los interesados.

Desde su web, dan seguimiento y consejos a las familias interesadas en poner en marcha esta modalidad de aprendizaje nutricional que lleva funcionando más de una década con buenos resultados.

¿Qué tiene distinto esta nueva corriente?

“El bebé controla y dirige el proceso desde el primer momento en el que comienza su alimentación complementaria. Usando sus propias manos, pasa de ser alimentado por terceros a alimentarse él directamente con la comida preparada y supervisada por adultos” explica Iria Quintáns, Dietista – Nutricionista de la Escuela.

Cuando empiezan a aparecer los dientes, este método también puede conseguir que mejore la maduración del tracto digestivo superior e incluso el habla según ha podido comprobar la logopeda de esta escuela, Beatriz Holtkamp.

Pese a que uno de los miedos principales de este nuevo método pasa por la habilidad de los niños para no atragantarse, la experiencia de las matronas como Patricia Pérez dice lo contrario. “No se atragantarán siempre que las porciones que se le acerquen sean las adecuadas en tamaño y textura. Como siempre, bajo supervisión adulta, el bebé es capaz incluso de sentir cuándo está saciado” comenta.

Esta nueva escuela pretende, sobre todo, ser más respetuosa con los niños y crear un espacio pensado para el encuentro de la familia y los profesionales de salud y educación para mejorar su relación con la comida desde edades tempranas.

Fuente: Iberian Press

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.